Beaubourg 2014

By 30 agosto, 2014Arquitectura

Este verano tuve la oportunidad de revisitar el Centre Pompidou en Paris, conocido localmente como Beaubourg. Recuerdo estar muy enamorado de este edificio (y todo lo que representa) mientras terminaba mis estudios en Brighton. Este fue uno de los primeros edificios high-tech, y fue diseñado por Richard Rogers y Renzo Piano, cuando ellos tenían poco más de 30 años.

El edificio dió la vuelta al concepto de museo , tanto figurativamente, concibiéndolo como espacio abierto y democrático, como literalmente, al dar la vuelta al edificio en sí, poniendo las entrañas en el exterior y el espacio expositivo, libre de obstáculos, en el interior.

20140824_113235_Richtone(HDR)He vuelto para ver cómo ha soportado el proceso del tiempo, la oxidación, los cambios de director, y los pasos de los más de 150 millones de visitantes que lo han pisado desde 1977, hace casi 40 años. He encontrado el edificio en muy buen estado, con todo funcionando como debe, con una afluencia de público constante y fluído, muchos de ellos parisinos, o franceses al menos. La exposición de Martial Raysse que termina en septiembre muestra cómo la concepción de espacios modulables y flexibles funciona magníficamente. Su increible exoestructura articulada sigue allí, comprimido en sitios, tensada en otros, con vigas de acero que muestran exactamente cómo están trabajando.

Pero lo más increíble de este edificio, lo más audaz, y lo que probablemente ganó el concurso, es la plaza delante, que permite ver el edificio a la vez que dejar un vibrante espacio exterior conectado a él. ¿A quién le ocurre dejar un hueco así en mitad de la densa trama y no ocuparla? A Piano y Rogers, nadie más.